¿CÓMO PUEDE EL DEPORTE UNIR A LAS FAMILIAS?

La realización de actividades deportivas ofrece muchos beneficios, más allá de los psicológicos y físicos: en verdad tiene el potencial de hacer que las familias se acerquen, convivan, y disfruten su compañía.

CONFIANZA, SOLIDARIDAD Y COMPROMISO

Los eventos de integración que incluyen al deporte son una oportunidad para que los padres se acerquen a sus hijos y viceversa. Algunos pensarán que esto es posible desde el hogar o en cualquier situación como ir de compras, sin embargo, no implica los valores y sentimientos que se ponen en juego cuando se practica deportes en familia; por ejemplo, los sentimientos de solidaridad, empatía, trabajo en equipo, compromiso por alcanzar el objetivo en común, así como el esfuerzo mutuo para lograrlo. Cuando los hijos logran una meta en compañía de sus hijos, es más fácil que ellos se abran y se establezcan lazos de mayor confianza, algo crucial durante el crecimiento de los niños y niñas. A ello, cabe agregar que el deporte enseña a los niños a que deben ayudar para que se logren objetivos en común, que pueden resultar benéficos para todos los miembros.

Sumado a lo dicho hasta aquí, es posible aprovechar la situación para que, tanto padres como hijos, pongan en práctica hábitos saludables, de modo que sigan todos un camino recto y se despeguen de malos hábitos que pueden resultar lamentables. Cierto es que son muy pocos los que practican deportes en familia, lo cual es lamentable, sin embargo, es posible aprovechar eventos deportivos con ayuda de empresas especializadas para establecer vínculos más fuertes y comenzar una nueva manera de convivir en familia.